h1slndlksnlksda

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

A- A A+

RECOMENDACIONES


Uso del cinturón de seguridad

El uso del cinturón de seguridad es de carácter obligatorio en la mayoría de países en todo el mundo. No sólo por mandato legal, sino también por sentido común, puesto que el cinturón de seguridad es quizá el elemento de protección y prevención de lesiones más importante dentro del vehículo. Siendo tan importante ¿Sabe usted con certeza la manera apropiada de utilizar el cinturón de seguridad?

En casos de accidentes, su uso adecuado literalmente marca la diferencia entre la vida y la muerte, por ello a continuación Seguros sin Barreras le brindará 5 recomendaciones útiles para que pueda viajar tranquilo y seguro haciendo un uso adecuado del cinturón de seguridad. ¡Preste mucha atención!

- No existe trayecto corto. Las distancias cortas suelen ser la excusa habitual entre aquellos que olvidan utilizar el cinturón de seguridad. Por ende, su uso debe ser estrictamente obligatorio sin importar la distancia del recorrido. Sencillamente no se debe encender el vehículo sin antes haberse abrochado el cinturón de seguridad.

- Asegúrese de ajustarlo correctamente. El cinturón debe ir bien ajustado y nunca suelto. Lo suficientemente ajustado como para permitirle comodidad y seguridad frente a posibles colisiones. Para abrocharlo de manera correcta, el cinturón debe pasar por su clavícula, entre el cuello y el hombro, y la parte inferior debe pasar a la altura de la cadera.

- En caso de mujeres embarazadas. Las mujeres en estado de gestación deben tener un cuidado especial al momento de utilizar el cinturón de seguridad. En estos casos la banda inferior del cinturón de seguridad debe pasar necesariamente por debajo del abdomen a la altura de la pelvis, para proteger de manera adecuada al feto. De esta manera se evita lastimar al bebé en formación en caso hubiese un accidente.

- Los niños en los asientos posteriores. Los niños pequeños deben viajar en los asientos traseros del vehículo, y, según la edad de cada uno de ellos, deben utilizar una silla de seguridad en lugar del cinturón. Puede consultar con su pediatra, su especialista en seguros o las autoridades competentes para obtener la información adecuada del tipo de sillas de seguridad correspondientes a la edad de sus hijos.

- Todos deben utilizarlo. La obligatoriedad es para todos. Las personas dentro del vehículo (conductor y pasajeros) deben utilizar el cinturón de seguridad apropiadamente antes de que el auto se ponga en marcha. En caso de llevar mascotas, estas deben estar aseguradas en implementos de seguridad tales como jaulas o arneses.

Ya lo sabe, no hay un viaje seguro si antes no se coloca debidamente el cinturón de seguridad. Y si lo que busca es viajar seguro, ¡entonces no espere más! Comuníquese con uno de nuestros expertos en seguro de autos y averigüe todo lo que Seguros sin Barreras tiene para usted.


Conducción y alcohol


más allá de la diversión, es importante conocer cuáles son los efectos que el consumo de alcohol provoca en nuestro organismo, para que podamos tomar las precauciones necesarias:


- Incrementa el riesgo de sufrir un incidente vial y la probabilidad de que éste tenga un desenlace mortal o cause traumatismos graves.

- Produce importantes efectos sobre la visión: la acomodación y la capacidad para seguir objetos con la vista se deterioran, incluso con niveles bajos de alcohol en sangre.

- Genera efectos sobre la coordinación y la atención, y aumenta el tiempo que una persona tarda en decidir qué debe hacer o cuándo actuar.

- Provoca falso estado de euforia, seguridad y confianza en sí mismo: aparece un desprecio por el peligro y una tendencia a transgredir las normas.

- La alcoholemia, que es la cantidad de alcohol por litro de sangre en un individuo, está directamente relacionada con la cantidad y tipo de bebida que se tome. Si bien el límite es de 0,5 g/l, se debe tener en cuenta que concentraciones menores también aumentan el riesgo de posibles incidentes viales.

No sólo los conductores corren peligro de sufrir un incidente si conducen habiendo tomado alcohol; los peatones, como los usuarios más frágiles dentro del espacio público, deben estar en pleno uso de sus facultades físicas y mentales para transitar por la vía sin correr riesgos.


Por eso, si sale y toma, no llevelas llaves del auto con usted, o designen a un conductor responsable para poder volver seguros a casa.


Uso del casco


Es muy importante que tengamos en cuenta que es necesario que esté bien colocado, ya que los golpes en la cabeza son la primera causa de muerte en los incidentes con motos.

Le contamos algunas cualidades del casco que puede que no conozca:

- Dispersa la fuerza del impacto sobre una superficie más grande, con lo cual hace que no se concentre en áreas particulares de la cabeza.

- Previene el contacto directo entre el cráneo y el objeto que hace impacto, al actuar como una barrera mecánica entre la cabeza y el objeto.

- El material mullido incorporado en el casco absorbe parte del impacto, y en consecuencia, la cabeza se detiene con más lentitud. Esto hace que el cerebro no choque contra el cráneo con tanta fuerza.

- Es importante protegerse los ojos, por eso deben tener visera. Además de tener un material resistente a los golpes, protege del viento, polvo, barro, agua e insectos.

El casco debe ser liviano, de tamaño adecuado, que permita oír y esté fabricado bajo normas permitidas. Tienen fecha de vencimiento por la vida útil de los elementos que lo componen y al sufrir el primer golpe, debe ser reemplazado.

No perdamos la cabeza, si viajamos en moto, usemos el casco.

Uso del celular

La cantidad de accidentes causados por personas que hablan por teléfono mientras conducen, está creciendo en todo el mundo. La atención que demanda la comunicación telefónica, distrae al conductor y la tensión que puede provocar el contenido de la llamada perturba su tarea de conducir, con la consecuente producción de demoras o errores en las acciones. Y esto no se soluciona con un teléfono “manos libres”. La cuestión es tener la “mente libre” de cualquier otra preocupación que no sea la conducción. Por ello, la ley de tránsito prohíbe su uso durante la conducción.


A continuación le presentamos algunas razones para abstenerse de usar el celular mientras maneja:

- Incompatible. A pesar de que muchos de nosotros pensamos que somos capaces de realizar varias acciones al mismo tiempo, lo cierto es que actividades como conducir nuestro auto y hablar por teléfono son totalmente incompatibles. De hecho, según expertos, el uso del teléfono móvil es un factor que multiplica por cuatro el riesgo de sufrir siniestros viales.

- Reacción. Mientras se habla por teléfono, aunque sea manos libres, se pierde la capacidad de concentración necesaria para conducir: no se mantiene una velocidad constante, la distancia de seguridad no es suficiente con el vehículo que circula delante y el tiempo de reacción aumenta de medio a dos segundos, dependiendo del conductor.

- Atención. Datos que aportan otros informes apuntan a que “tras minuto y medio de hablar por el móvil (incluso manos libres) el conductor no percibe el 40% de las señales, su velocidad media baja un 12%, el ritmo cardíaco se acelera bruscamente durante la llamada y se tarda más en reaccionar”.

- Peligro. Por otro lado, un estudio realizado por la Institute of Advanced Motorists (una organización sin fines de lucro dedicada a mejorar los estándares de conducción en el Reino Unido) demuestra que responder mensajes de Facebook a través del celular, mientras se conduce un vehículo, es más peligroso que manejar alcoholizado. Según el estudio, usar la red social desde el celular reduce la capacidad de respuesta de los conductores un 37.6%, mientras que enviar un mensaje de texto disminuye la reacción un 34.7%. Mientras tanto, los que usan el sistema de 'manos libres' pierden la capacidad de reacción en un 21%.

- Distracción. Las posibilidades de sufrir un siniestro vial se incrementan cuando el conductor realiza alguna actividad que lo distraiga. Esto incluye utilizar el teléfono celular, ya sea para atender o realizar una llamada, mandar un mensaje de texto e, incluso, utilizar el “manos libres”. Uno de los principales riesgos es el hecho de dirigir la atención a la charla que se mantiene por teléfono. Por eso, el sistema de manos libres tampoco es una opción segura.