h1slndlksnlksda

English French German Italian Portuguese Spanish

PrensaCOMUNICADOS

25 julio de 2019

Identificación de puntos críticos, pedagogía y control; líneas de acción para salvar vidas en la vía.

A- A A+

En lo que va corrido del 2019 los siniestros viales en Colombia han dejado 3.024 personas fallecidas y 15.382 lesionadas. Esto representa una disminución del 2,33% en el total de muertos y del 6,57% en el total de lesionados, en comparación con el mismo periodo del año anterior.

En el encuentro Nacional de los principales actores referentes de la Seguridad Vial en Colombia (Mintransporte, ANI, Cámara Colombiana de Infraestructura y la Agencia Nacional de Seguridad Vial), denominado "Perspectivas y Tendencias de la Seguridad Vial", organizado por la Embajada de los EEUU y 3M, el director de la ANSV, Luis Lota, aseguró que "los resultados en siniestralidad en Colombia en la última década no son los mejores, por eso hacemos un llamado de atención a todas las autoridades administrativas, de control y de movilidad, para que trabajemos en alianza y complementemos los esfuerzos institucionales, en procura de tener en las vías comportamientos más seguros". 

No obstante, y según el Observatorio Nacional de Seguridad Vial, en lo corrido del 2019 se ha tenido una disminución del 2,33% en muertes y del 6,57% en lesionados por siniestros viales, frente al mismo periodo del año pasado. Al respecto, el director de la ANSV indicó que según el Plan Nacional de Desarrollo, la Agencia tiene un gran reto, pasar de 6718 víctimas fatales que se registraron en el 2017 a 5320 máximo en el 2022, y de 15.173 personas lesionadas con incapacidades permanentes en 2017, a 12.058 en 2022.

Lota indicó que "las instituciones debemos trabajar en tres acciones: identificar los puntos críticos para implementar elementos de seguridad e infraestructura que reduzcan el riesgo; la segunda es generar formación y pedagogía, y como tercer punto, fortalecer el control para que los actores viales reconozcan la responsabilidad social que tienen y que su comportamiento sea acorde a la normatividad vigente".

Luis Lota fue enfático en aseverar que "hay que trabajar en las sanciones y el control por parte de las autoridades, pero, sobre todo, en pedagogía para generar conciencia del uso de los elementos de seguridad. Esta labor es de responsabilidad compartida y por eso invitamos a todos los ciudadanos a trabajar de la mano con las instituciones para mejorar el comportamiento y mitigar cualquier tipo de siniestro". 

Sobre la regulación de las licencias de conducción, el director afirmó que "estas licencias son un documento que debe garantizar, no sólo la habilidad para manejar, sino también la capacidad de mitigar las posibilidades de siniestros. Vamos a trabajar con las autoridades para ejercer un mayor control y reeducar a quienes acceden al licenciamiento".

Finalmente, Lota se refirió a la importancia de emitir la primera versión del Plan Nacional de Seguridad  Vial de Motociclistas, documento que se viene adelantando desde esta entidad y que busca fortalecer la gobernanza, promover la construcción y mejora de la infraestructura; garantizar y promover la importación, comercialización y control de calidad del mercado de los vehículos y elementos  de protección; fortalecer los procesos de gestión de conocimiento e información, base para la formulación de estrategias regionales; promover el control efectivo hacia los comportamientos de riesgo y armonizar el marco normativo actual.